Diez razones para apoyar la Mani contra el Puerto de Granadilla

Publicado: 8 noviembre, 2011 en Noticias

 

1- El puerto de Granadilla es una obra ilegal, como se demostrará cuando se resuelva cualquiera de las denuncias que actualmente hay presentadas en varias jurisdicciones. Sería lamentable que cuando se dictara sentencia, la obra ya hubiera sido ejecutada, por eso tenemos que reclamar celeridad a la justicia, y exigir que no se comprometa un patrimonio tan valioso como nuestro medio ambiente, por una estafa de tal calibre.

2- El puerto de Granadilla es fruto de una decisión política, y como tal, esta decisión debería ser sometida a un debate público argumentado, con datos reales, y sujeto a una elección democrática. En ningún caso ha habido debate público ni se han aportado argumentos convincentes y que no hayan sido rebatidos con información de calidad. El puerto de Granadilla es un ejemplo evidente de la enorme carencia democrática que padecemos. La mejor solución frente a ello, es reclamar la participación. Y para eso, lo mejor es participar.

3- El puerto de Granadilla no va a suponer ningún tipo de mejora económica para Tenerife. No va a ofrecer empleo de forma significativa. En su mejor momento, generará únicamente 45 puestos de trabajo directos según el Estudio de Seguridad y Salud del proyecto. Supondrá la derivación de unos 150 millones de euros a manos de una U.T.E compuesta por tres de las empresas más poderosas no sólo de Canarias, sino del Estado español, sin dejar ningún beneficio en estas islas.

4- El puerto de Granadilla supondrá un impacto ecológico sin precedentes. La pérdida de ecosistemas marinos como el que las praderas de sebadales garantizan, y también de ecosistemas terrestres costeros; la reducción y la contaminación de las mejores playas naturales del Sur; la afección directa a varias zonas de relevancia ecológica protegidas a nivel canario y europeo; o la pérdida de biodiversidad, son sólo algunos ejemplos de las consecuencias ambientales asociadas la construcción de esta infraestructura.

5- El puerto de Granadilla es una infraestructura absolutamente inútil. Todas y cada una de las justificaciones que han ofrecido sus promotores, han caído por su propio peso: no es un puerto competitivo para hacer transbordo de contenedores. Además, para esta función ya existe el puerto de Santa Cruz. Es más, la Dársena del Este está siendo ampliada, con lo que ahora dispondrá de 280.189 m2 destinados a tráfico de contenedores en esa zona. Tampoco servirá para descargar Gas Natural, puesto que según el Dictamen Pericial firmado por el Capitán de la Marina Mercante, don Fernando Lucas Correa Hernández, únicamente sería operativo para este fin durante el 40% del año, dada la fuerza de los vientos dominantes en la zona. En cualquier caso, la importación de Gas Natural como nueva fuente de energía para Canarias, requeriría de otro debate argumentado, que tampoco se ha producido. La introducción del Gas Natural, una fuente de energía sucia (aunque se nos intente convencer de lo contrario) y no renovable, supondría la paralización una vez más de la implantación de las fuentes energéticas limpias y renovables. Por otra parte, su introducción no justifica de ninguna forma la construcción del puerto ya que están sobradamente demostradas otras soluciones técnicas para su descarga, como la opción ’off shore’ o mar adentro, que es la que se está aplicando en Madeira y otros muchos lugares que ahora están optando por la implantación del gas. Por último, la excusa con la que el puerto se ha vendido a la Unión Europea es la del supuesto colapso inminente del puerto de Santa Cruz, un puerto que no sólo ha reducido significativamente su actividad (utilización del 65% de su capacidad en 2006, cuando aún la crisis financiera no se había significado como ahora), sino que, como ya hemos visto, está siendo ampliado, y además, con fondos europeos.

6- El puerto de Granadilla ya ha sido causante de graves atentados no sólo contra la biodiversidad, sino además, contra justicia y la democracia. El afán por desbloquear judicialmente el puerto de Granadilla ante la paralización cautelar impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, y de paso eliminar cualquier barrera legal a la construcción de cualquier otra infraestructura que repercutiera negativamente en el medio natural, dio paso a la aprobación del nuevo Catálogo Canario de Especies Protegidas, que rebaja el nivel de protección de 260 especies, desprotege absolutamente a 89, y a 171 las protege únicamente si no molestan, encasillándolas en una peligrosa nueva categoría de protección que se denomina ’Especies de Interés para los Ecosistemas Canarios’. Este nuevo Catálogo no sólo no contó con la colaboración de la Comunidad Científica ni la participación ciudadana, sino que además ha sido rechazado por numerosas instituciones de prestigio, como la UICN o el CSIC, por nombrar sólo algunas.

7- El puerto de Granadilla es el ejemplo más nítido del derroche de dinero público en lo que se ha dado en llamar la ’burbuja de las infraestructuras’. Canarias está destinando ingentes sumas de dinero público en construir numerosas infraestructuras innecesarias a lo largo de todo el territorio, que ni generan empleo, ni responden a una necesidad social, ni mejorarán la situación socio-económica de la gran mayoría de la población, ni dinamizarán la economía. En plena crisis, y utilizando sólo algunos ejemplos, Ben Magec-Ecologistas en Acción ha calculado que en estos momentos se están comprometiendo unos 7.700 millones de euros en obras inútiles, lo cual, para entendernos, sería equiparable a construir 77 Auditorios Adán Martín por todas las islas. La adjudicación de estas obras a los grandes poderes económicos, afianza la estructura de poder basado en la capacidad de presión de las grandes empresas adjudicatarias, que son las que realmente están ostentando la función decisora sobre el futuro territorial, energético, económico y social de Canarias, en un contexto de recortes es áreas especialmente sensibles como educación y sanidad.

8- El puerto de Granadilla ha sido, y sigue siendo, la obra más y mejor contestada, de toda la historia de la Unión Europea. Concretamente, la denuncia dirigida al Defensor del Pueblo ha sido la demanda que ha concitado mayor respaldo en la historia de este organismo europeo. Esta infraestructura, y lo que ella representa, ha supuesto años de lucha argumentada. Las excusas esgrimidas por los promotores han sido rebatidas en su totalidad por personas de sobrada cualificación técnica. El movimiento ciudadano ha sabido dotarse de capacidad crítica y argumental para enfrentarse a este despropósito. Este movimiento democrático ciudadano ha reclamado por una parte la no construcción del puerto, y por otro lado una exigencia de una mayor calidad democrática en nuestras islas. No podemos tirar toda esta carga de razones por la borda.

9- El puerto de Granadilla ha dado pie a más de una década de lucha social. Miles de personas han participado en las más diversas acciones de protesta contra el puerto. No es nuestra culpa que los partidos políticos responsables de su ejecución hayan ignorado desde las 56.000 firmas recogidas para apoyar la I.L.P que pretendía proteger la costa de Granadilla, a las manifestaciones de miles de personas que han salido a la calle a protestar y reivindicar sus derechos democráticos. Ha sido histórica también la implicación de la Comunidad Científica en esta lucha. No es el momento de abandonar, sino de refortalecer esta lucha. Granadilla es el símbolo de una manera despótica de actuar desde la política y de desprecio absoluto a la participación ciudadana. Rendirnos significaría algo así como legitimar esta política.

10- El puerto de Granadilla no está hecho. No nos dejemos engañar, el puerto sólo se ha iniciado, pero aún no se ha concluido, y no es seguro que se pueda concluir. Se puede parar aún, y es mejor que se pare ahora, que el daño aún no se ha consolidado, que cuando ya los valores que pretendemos proteger se hayan destruido para siempre. Su paralización se convertiría en el símbolo de que la lucha ciudadana puede vencer aunque se enfrente a los grandes poderes fácticos de nuestras islas.

 

Anuncios
comentarios
  1. […] Hoy nos hemos vuelto a manifestar contra la construcción del Puerto de Granadilla. La gente hace música y baila al son del bucio y la tambora contra la construcción de un puerto inútil, que vale decenas de miles de euros, que es una pura maniobra especulativa y que destruye los riquísimos fondos marinos de la isla. Mira, si quieres, diez razones contra la construcción de este puerto marino. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s